domingo, 11 de mayo de 2008

Cuadernos de un disconforme

LA BELLEZA

Bella soy, oh mortales, como una pétrea flor.
Y mi seno, que a todos por turno ha torturado,
fue hecho para inspirar al poeta un amor,
tal como la materia, inmortal y callado.

Reino en el azur como incomprendida esfinge;
al blancor de los cisnes uno un corazón frío;
detesto el movimiento que las líneas refringe,
y como jamás lloro, jamás tampoco río.

Los poetas, delante mis gestos imperiales,
que parecen copiados de piedras inmortales,
consumirán sus días del estudio en las huellas;

porque para tan dóciles amantes fascinar,
puros espejos tengo que hacen las cosas bellas:
¡Mis ojos, anchos ojos de eterno rutilar!

Hoy fui a la feria del libro. Aproveché mi franco y allí fui con mi vieja. Un mundo de gente. Creo que es un sitio para ir a visitr mínimo un par de días, pero bueno, mi trabajo me impidió ir hasta ahora y como ya termina, no tendré oportunidad de repetir.

Me quedé con ganas de mucho. Pero bueno. Le compré a mi vieja un libro de Gibrán, que a ella le gusta mucho y yo me compré uno de Baudelaire y otro de Byron. La próxima vez espero hacer una compra un poco más grande.

Mañana tempranito a trabajar otra vez. Éstos sean probablemente mis últimos días en la farmacia.

2 comentarios:

El Llanero Estrafalario dijo...

Recomendación de la semana: The Tracy Fragments

Ludovico dijo...

Me alegra la compra. Yo no compre mucho en lan feria del libro de aqui :(