viernes, 6 de marzo de 2009

Australia


Cuando empiezo a ver una película, inconscientemente luego de varios minutos, comienzo a imaginar cómo voy a hablar de ella, a la gente, en un blog, en un foro, whatever.

A los 30 minutos de empezada, era algo así lo que pensaba:

"La verdad que le tenía mucho miedo a esta película. Muchas críticas negativas. En un principio, mis expectativas eran altas, pero a medida que se iban sucediendo los estrenos, bajaron de manera catastrófica, no pude evitarlo.

Pero me sorprendió, porque me resultó bastante entretenida..."

Alguna cosa más pasó por mi cabeza pero no me acuerdo. ¿Para qué? Después de aproximadamente una hora, me cansé de ver la película. No sólo no terminaba más, sino que me comí como unos cinco amagues de fin, que no eran. Es que no hay un eje de la historia, siempre sucede algo más, y no sé si es para bien.

Además, Baz me había acostumbrado a las historias de amor apasionantes, que eran el centro la película. Aquí suceden muchas cosas más alrededor de una historia de amor que no sólo no es lo suficientemente atractiva, sino que pasa todo el tiempo a un segundo plano.

¿El colmo de los colmos? Una australiana protagonizando un film llamado "Australia" pero interpretando a una "inglesita", lo que la hace todo el tiempo fingir un insoportable acento, es que no hay caso, no le queda.

Como dije, empecé disfrutándola, pero luego se me hizo eterna. Una película que no creo quiera volver a ver en mucho tiempo.

No hay comentarios: